RECUPERARÁ DINAMISMO LA CONSTRUCCIÓN EN 2022

La causa principal del pobre desempeño de la industria de la construcción en el estado ha sido el paro de actividades por el Covid-19.

Quintana Roo registra una lenta recuperación en el sector estratégico de la industria de la construcción. Aunque en el último mes de 2021 logró un crecimiento del 17 por ciento, en todo el año registró una caída del 46.7 por ciento, la peor de las 32 entidades federativas de la República Mexicana. Se espera un repunte en 2022 de la mano del Tren Maya y otros proyectos gubernamentales.

El crecimiento negativo durante el año pasado se suma al ya registrado en 2020, del -28.7 por ciento. La causa principal del pobre desempeño de la industria de la construcción en el estado, durante los dos últimos años, ha sido “el paro de actividades” generado por la pandemia de Covid-19, señala el informe Producción de las Empresas Constructoras en Quintana Roo.

Elaborado por el Centro de Estudios Económicos del Sector de la Construcción (Ceesco), el documento detalla que el valor de la producción de las empresas constructoras en el estado ascendió a 7 mil 511 millones de pesos. Durante 2020 había llegado a 9 mil 270 millones de pesos y en 2019 a 16 mil 210 millones de pesos.

La caída de las actividades del sector en el estado, apunta el organismo dependiente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), se explica por una caída del 58.7 por ciento en la facturación de trabajos para la edificación de vivienda, industrial, comercial y de servicios. En un estado donde el sector turístico es la columna vertebral de la economía, también cayó en 48.7 por ciento el requerimiento de obras para transporte y urbanización.

Además, se estancaron los requerimientos de obra para los giros de electricidad y telecomunicaciones, petróleo y petroquímica, y para otro tipo de construcciones. Sólo se registró un aumento sustancial en las obras hidráulicas, es decir, las de agua, riego y saneamiento.

Por giro de la obra, en 2021 en Quintana Roo la industria de la construcción realizó edificaciones de vivienda y comercio por 4 mil 403 millones 595 mil pesos; construyó infraestructura de transporte y urbanización por 821 millones 898 mil pesos; erigió sistemas hidráulicos por 574 millones 907 mil pesos; montó infraestructura eléctrica y de telecomunicaciones por 10 millones 499 mil pesos, y otro tipo de construcciones participaron con mil 699 millones 785 mil pesos.

El 85.4 por ciento de la obra realizada por las empresas constructoras fue de inversión privada, con un valor de 6 mil 414 millones de pesos. El restante 14.6 por ciento, con un valor de mil 97 millones de pesos, fue de inversión pública.

Uno de los signos de la recuperación que se espera para 2022 son las cifras de empleo registradas ya en 2021. De enero a diciembre del año pasado, la industria de la construcción mantuvo un promedio de 55 mil 727 empleos formales, contra los 50 mil 845 de 2020. Se trata de un crecimiento del 9.6 por ciento o 4 mil 882 puestos de trabajo más.

El documento señala que la industria de la construcción mexicana juega uno de los papeles más relevantes de la economía del país. Ocupa la cuarta posición en aporte del Producto Interno Bruto (PIB) y en generación de empleos.

Asimismo, advierte que 2022 será de recuperación en Quintana Roo, gracias al avance de la vacunación contra la enfermedad Covid-19 y a la esperada inversión pública que implicará la construcción del Tren Maya y otros proyectos productivos de carácter público. El derrame de recursos detonará también la inversión privada, estima.

Por ello, el estudio de la CMIC confía que en este año las empresas de la industria de la construcción en Quintana Roo puedan recuperar los niveles previos a la pandemia. Prevé que la reactivación de este sector estratégico mejorará la economía del estado en su conjunto y generará más empleos.

Fuente: Felipe Villa | Luces del Siglo

Deja tus comentarios