Arquitecto mexicano viste estadio en Qatar

El arquitecto mexicano Roberto Muñoz ha dejado plasmada su huella en un sinfín de estadios deportivos alrededor del planeta.

La aventura comenzó hace casi 20 años, y su calidad lo llevó a ser parte en la construcción de un estadio del Mundial de Qatar 2022.

Su especialidad en arquitectura ligera le ha abierto las puertas en varios países. En México, la lista de estadios es amplia y también ha trabajado en inmuebles de Estados Unidos, Colombia, Chile y hasta Medio Oriente.

El Al-Rayyan Stadium, una de las sedes del próximo Mundial de Qatar 2022, es su última gran obra.

El arquitecto tapatío relató a CANCHA la aventura que lo llevó, junto con otros mexicanos, a encargarse de colocar las cubiertas y fachadas del también llamado Ahmed bin Ali Stadium, que recibirá siete juegos del torneo de la FIFA.

Roberto lidera Biolightweight Architecture (BioLWA) y comenzó a trabajar en proyectos deportivos desde 2003.

Reveló que la puerta para trabajar en Doha se le abrió en 2016 cuando fue invitado a una misión comercial en Emiratos Árabes.

“Conocí a unas personas que estaban relacionadas con Qatar, y me dijeron ‘oye Roberto, ¿porqué no intentas concursar para uno de los estadios?’, y ahí empezó todo.

“Fuimos seleccionados para hacer una de las cubiertas del Al-Rayyan Stadium, fuimos seleccionados de entre las cuatro mejores empresas del mundo que siempre hacen cubiertas de los estadios mundialistas y ganamos. Hicimos ingeniería de membrana, suministro, confección e instalación de la misma”, apuntó Muñoz, quien fue el encargado de la cubierta del Akron en Guadalajara.

El grupo de mexicanos tuvo la encomienda de ponerle la piel al Al-Rayyan. Se desarrolló la ingeniería de la cubierta y para la estructura de acero trabajaron de la mano con una constructora china.

El trabajo duró tres años y toda la membrana fue desarrollada por ellos. El material de origen europeo se confeccionó en México para después llevarlo en barco hasta Medio Oriente.

“Se utilizaron tres tipos de membrana, diseñamos toda la membrana, la trajimos de Europa a México, en México la cortamos, confeccionamos, después la llevamos por barco a Qatar y mandamos a 50 mexicanos a hacer la instalación, expertos en trabajos en alturas, con todas las normas internacionales de seguridad. Fe una aventura increíble porque aprendimos mucho y además nos posicionan en un excelente lugar dentro de la arquitectura ligera”, reveló el arquitecto.

El tapatío no se cansa de ponerle su toque a obras deportivas. Señala que su fuerte es ponerle “piel” a los estadios.

Comenzó en 2003, y lleva una gran lista de estadios donde ha participado en su construcción o remodelación.

Su toque ya está en uno de los estadios de la Copa del Mundo de Qatar 2022, y sueña con seguir vistiendo más recintos deportivos a futuro.

Fuente: cincodias.elpais.com

Deja tus comentarios